La cirugía oral es una especialidad dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, traumatismos y defectos de las piezas dentarias, de los maxilares y de los tejidos blandos adyacentes que requieran intervención quirúrgica. Unos de los tratamientos que realizamos en cirugía es la extracción de piezas dentals, Mediante unas técnicas e instrumental adecuado, se practica la extracción de un diente o porción del mismo, del lecho óseo que lo alberga. Debe ser un acto quirúrgico con un estudio previo, no toda exodoncia dental es igual y las situaciones cambian en cada paciente, las hay muy fáciles y otras que son muy complicadas y muy frecuentemente sucede la complicación de la extracción dentro del acto operatorio.

 

La Implantología es  la especialidad odontológica que se dedica a la reposición de unidades dentales perdidas por medio de la instalación de implante dental de titanio emplazados en los maxilares, a manera de raíces de dientes (dentro del hueso) y que luego pueden portar coronas dentales artificiales en una parte diseñada para ello y cercana a la zona de oclusión dental.

 

¿Qué es un implante?

El implante es un tornillo realizado en titanio puro y que ha sido sometido a un tratamiento especial en su superficie para garantizar la óseointegración al hueso. Se trata de una prótesis médica biocompatible, apta para ser implantada en el cuerpo humano y por lo tanto sometida a los más severos controles sanitarios desde su fabricación hasta la colocación al paciente.

 

Es una pieza de alta precisión, diseñada para resistir fuerzas muy considerables, como las realizadas por los maxilares en el proceso de masticación y que debe reunir unas condiciones de mecanización perfectas en cuanto al ajuste de su cabeza con las piezas protésicas que deben colocarse sobre él, de manera que no exista ningún tipo de holgura entre ellas.

Por todos estos motivos es importante trabajar con implantes de calidad reconocida

 

El implante se coloca en una sencilla intervención con anestesia local. En el protocolo tradicional después de reposar entre 4 y 6 meses (según el caso) y una vez que el implante está integrado en el hueso, se inicia el tratamiento restaurador con la colocación de la prótesis definitiva. Los implantes mejoran la apariencia, la fonética , y la habilidad para triturar los alimentos así como el confort y la autoestima.